ESTILOS DE COMPORTAMIENTO

Los estilos de comportamiento no son rígidos

Las personas podemos tener un estilo de comportamiento predominante. Sin embargo, podemos adaptarlo según el contexto, la persona o el momento vital.

Estilos de comportamiento más habituales

Estilo pasivo

  • Actitud sumisa, tímida.
  • Son personas empáticas pero con temor al conflicto o a la crítica. 
  • No defienden sus propios derechos frente a los de los demás.
  • Dificultad para intervenir en las conversaciones  y decir lo que piensan.
  • Bloqueo ante determinadas situaciones sociales o de conflicto.
  • Dificultad para decir NO o expresar cuando algo molesta.

Este estilo de comportamiento suele generar ansiedad y frustración. 

Estilo agresivo

  • Actitud egoísta y poco empática. 
  • Pocas habilidades para afrontar los conflictos.
  • Las discusiones son una competición donde hay que ganar a toda costa. 
  • Facilidad para decir lo que sienten o piensan, aunque hieran sensibilidades. 
  • Actitud defensiva, se sienten siempre atacados.
  • Poco control de impulsos.
  • Pensamiento rígido.
  • Provocación.

Muchas veces, este estilo de comportamiento se utiliza cuando nos sentimos  vulnerables. A su vez, puede ser una respuesta aprendida por un daño emocional mal gestionado.

Estilo pasivo-agresivo

  • Dificultad para exteriorizar lo que uno piensa.
  • Evitación del conflicto directo.
  • Agresividad más sutil o indirecta (uso de sarcasmos, indirectas o comentarios irónicos).
  • Suelen mantener la calma. No demuestran sus emociones y fingen sorprenderse cuando los demás les recriminan.

Este estilo de comportamiento pasivo-agresiva sugiere problemas de autoestima e inseguridad, así como una falta de habilidad a la hora de gestionar determinadas situaciones y emociones.

Estilo asertivo

  • Defienden los derechos propios respetando los de los demás.
  • Alta capacidad de empatía.
  • La finalidad del diálogo es llegar a un acuerdo. 
  • Seguridad en sí mismos/as.
  • Muestran respeto hacia los demás.
  • Manifiestan su postura de forma firme, razonada y justificada.

El estilo de comportamiento asertivo suele estar relacionado con la seguridad en uno mismo/a y  la correcta gestión de las emociones.