LA PROCRASTINACIÓN

¿QUÉ ES LA PROCRASTINACIÓN?

La procrastinación es el hábito de postergar sin justificación válida actividades u obligaciones que tienen que ser atendida de forma irracional e improductiva. Lejos de aportarnos un beneficio sólido, genera mucho estrés y haciéndonos sentir frustrados.

Tal vez te suene la situación en la que tienes tareas pendientes, cosas que debes hacer y por una cosa u otra, lo postergas y haces otras cosas para evitar llevar a cabo esa tarea. Es entonces cuando entran en juego pensamientos como “ya lo haré mañana” junto con actividades que puedes hacer de forma impulsiva y te alejas de esos compromisos, ya sea estar con el móvil, mirar una serie, comer compulsivamente, cualquier cosa que será una buena excusa para no enfrentarnos a esa obligación.

 Lejos de hacernos sentir bien ,nos hace sentir culpables sabiendo que nos estamos autoengañando.

¿POR QUÉ LO HACEMOS?

-Es una lucha a nivel cerebral, por un lado tenemos nuestra parte más racional guiado por nuestro córtex prefrontal y por otro lado nuestro lado más impulsivo dirigido por el sistema límbico.

– El córtex prefrontal es la parte reflexiva del cerebro, la que actúa de forma más lenta  , sabiendo que queremos conseguir y pensando más en el futuro.

-Todo lo contrario sucede con el sistema límbico, nuestra parte más visceral, instintiva, rápida, enérgica que solo tiene en cuenta el aquí y el ahora sin importarle el mañana

-La procrastinación no es un defecto del carácter o una maldición misteriosa que ha caído en tu habilidad para administrar el tiempo, sino una manera de enfrentar las emociones desafiantes y estados de ánimo negativos generados por ciertas tareas: aburrimiento, ansiedad, inseguridad, frustración, resentimiento y más.

-Es por eso que nuestros comportamientos postergadores y autosaboteadores se dirigen a la búsqueda del bienestar y evitación del malestar siendo la parte impulsiva la que coge el mando.

-Esta dinámica puede traernos perjuicios a largo plazo o impedir que consigamos nuestras metas.

CÓMO NOS AFECTA

-Incrementa la baja autoestima, por sentimientos de culpa, malestar con uno mismo, y la sensación de que no seremos capaz o de que no somos válidos o válidas.

-Afecta de forma negativa a nuestro estado de ánimo y nuestro estado emocional.

-Nuestro rendimiento laboral y académico se ve disminuido.

-Puede tener consecuencias económicas (no pagar impuestos a tiempo, demorar pagar una multa que llegará con recargo, porque nuestro rendimiento laboral baja y no nos ascienden…).

CONSEJOS PARA ABORDARLO

  • Una forma de afrontarla es dividir las tareas complejas en otras más sencillas.

 -En ocasiones la cantidad de trabajo que tenemos por realizar llega a ser abrumadora. Dividir una tarea compleja en varias más sencillas puede ser una manera muy efectiva de sobrellevar la carga de trabajo.

-Sin embargo aún cuando la tarea es sencilla seguimos posponiendo la fecha para terminar los pendientes, hasta que ya es demasiado tarde.

– Crea una línea del tiempo y asigna tiempos específicos y fechas límite a cada pequeña tarea. Dejar pasar la fecha para terminar una tarea puede repercutir en la realización de otras previamente establecidas, por lo que te sentirás con la urgencia de actuar para cumplir tus metas.

-Tener bien organizados tus deberes y tiempos puede mejorar la calidad de tu trabajo y evitar el estrés.

  • Evitar elementos que puedan distraerte

-Otra buena táctica que se puede combinar con la primera en autoimponernos dificultades a la hora de acceder a las distracciones: apagar el televisor que suena de fondo, guardar el smartphone, etc.

-Podemos sopesar antes que nada qué elementos son aquellos que nos pueden alejar del objetivo y hacer algo para evitar que nos tienten demasiado, preparar el terreno.

Más información:

Telf: 697 632 720.

www.psico-Mallorca.com

Margalida Serra.

Psicóloga sanitaria

col: B 1735