PROBLEMAS DE CONDUCTA: ALGUNOS CONSEJOS

Ante un cambio en la conducta de nuestros hijos no siempre hemos de pensar que nos
hallamos ante una situación grave, ya que la mayoría de las veces se trata de trastornos de
comportamiento, problemas más cercanos a la normalidad y de más fácil reconducción.

El comportamiento infantil es en buena parte consecuencia de las influencias recibidas de la
familia, los profesores, los amigos y el entorno, pero lógicamente son los padres quienes mayor
peso tienen a la hora de modelarlo.
Si no tratamos la capacidad de frustración durante la infancia nos exponemos a que aparezcan
trastornos del comportamiento, y en algunos niños con mayor vulnerabilidad genética se facilita el desarrollo de trastornos de conducta como los mencionados anteriormente.
Los errores educativos más usuales de los padres suelen ser en la mayoría de los casos la
ausencia de un tiempo educativo adecuado y el desconocimiento del papel de los padres. La
falta de tiempo suficiente para la convivencia y la observación de los hijos suele generar dudas
y el temor a equivocarse suele dar lugar a la sobreprotección.
Ante un problema de comportamiento, te damos algunos consejos:

– No entres en lucha durante el conflicto.
– No provoques una discusión ni intentes tener razón.
– No te comuniques con tu hijo de forma agresiva.
– No pongas castigos en situaciones de conflicto.
– El niño tiene que percibir que es respetado como persona, y que no se le critica ni
rechaza.
– Hay que buscar el convencimiento conjunto entre padre e hijo y no adoptar un carácter