Trastorno del Espectro Autista

El Trastorno del Espectro Autista es un trastorno del neurodesarrollo que se manifiesta en la infancia temprana y que persiste a lo largo de toda la vida.  El término TEA alude a un grupo muy variado de problemas que tienen en común la presencia de dificultades en la comunicación, la interacción social y un comportamiento estereotipado. 

Es de importancia una intervención temprana ya que en la niñez la plasticidad cerebral es abundante y ayuda a la cohesión del tratamiento.

Los signos de alerta que nos pueden indicar que un/a niño/a tiene TEA son los siguientes:

  • No responda a su nombre. 
  • Contacto visual pobre o ausente.
  • Intención comunicativa escasa, excepto cuando se trata de sus intereses específicos. 
  • Carezca de lenguaje verbal o gestual o aparezca tarde. 
  • Muestre marcada preferencia por algún juego u objeto y se resista al cambio.
  • Tenga un juego repetitivo y no simbólico. 
  • Muestre reacciones exageradas a algunos estímulos sensoriales.
  • Tenga rabietas inexplicables. 
  • Sea motrizmente descoordinado.
  • Presente estereotipias (caminar de puntillas, correr en círculo…).