TERAPIA DE PAREJA: SOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN PAREJA.

TERAPIA DE PAREJA: RECOMENDACIONES PARA SOLUCIONAR UN
CONFLICTO

Discutir – no pelear. Discutir es sinónimo de que una pareja se está comunicando, pero cuando peleamos se deja de lado la comunicación y el diálogo.
Comunicación. Es esencial para solucionar un conflicto una de las herramientas más
potentes.
Hablar de los problemas. Si algo nos preocupa es bueno decírselo a nuestra pareja,
pero eligiendo un buen momento en el que ambos estéis en una buena predisposición
emocional.

Lenguaje no ofensivo. Hay que tener cuidado, ya que las palabras que
elijamos pueden abrir profundas heridas.

Escucha activa. Si nuestra pareja se siente escuchada y percibe que estamos
haciendo esfuerzos por entenderla, ya habremos dado un gran paso hacia la solución del
problema.
Centrarse en un único tema. Cuando se está discutiendo sobre un asunto debe ser
conciso y objetivo, y no derivar hacia otros temas conflictivos y sacar otros “trapos sucios”
del pasado para recriminar y aumentar la tensión.
Centrarse en la solución del conflicto. Ligado con el anterior, ser constructivos,
evitando los reproches, y buscar los aportes necesarios para llegar a una solución
satisfactoria y sobre todo conjunta.
Respeto. Evitar caer en la falta de respeto. Si se llega al insulto es señal que la
discusión no va a ser productiva, todo lo contrario.
Comunicación no verbal. El contacto físico es importante. El dar por ejemplo un
abrazo a tu pareja de manera espontánea puede ser de gran ayuda y poner fin a unos
días de tensiones y malhumores. De igual modo, con malas caras o gestos, podemos
aumentar nuestro distanciamiento emocional.
Pensar antes de reaccionar. Cuando la situación se esté complicando y las emociones nos desborden, lo mejor es darnos un tiempo. Debemos tener muy en cuenta que factores como la ansiedad, la decepción o la angustia momentánea nos pueden hacer que digamos cosas que, en realidad, no queremos.