Mitos sobre la sexualidad

Los mitos sobre la sexualidad se definen como ideas u opiniones sobre el sexo sin que tengan una base científica o contrastada.

Tales mitos han provocado la aparición de estereotipos sexuales, que conducen a la aparición de miedos irracionales, vergüenza o sentimiento de culpa en relación a las prácticas sexuales.

Entre los mitos sexuales más comunes, encontramos:

1. Masturbarse es algo malo. La masturbación es una decisión personal que no tiene ningún efecto negativo.

2. Las mujeres no se masturban. La masturbación es una práctica sexual que practican tanto hombres como mujeres.

3. Si no hay sangrado en la primera relación sexual, significa que la mujer no es virgen. La causa de la rotura del himen no es únicamente la primera relación sexual. También puede producirse debido a la realización de otras actividades físicas (por ejemplo, montar en bicicleta, utilizar tampones durante la menstruación, etc.).

4. Los orgasmos vaginales son mejores. Las mujeres pueden tener tanto orgasmos vaginales como clitorianos. Algunas pueden experimentar más placer con un tipo u otro o también con ambos.

5. El uso del preservativo disminuye el placer sexual. Los preservativos no tienen por qué disminuir el placer sexual. La relaciones sexuales arriesgadas, como la que se practican sin usar un método anticonceptivo, también pueden provocar una sensación de ansiedad y hacer que el placer sexual disminuya.

6. Los hombres tienen más deseo sexual. El género no es una variable determinante en el deseo sexual.

7. La eyaculación masculina es el final de la relación sexual. Tras la eyaculación masculina, la relación sexual puede continuar aunque la penetración finalice.

8. En la primera relación sexual no puede haber embarazo. Desde la primera relación sexual existe el riesgo en una mujer de quedarse embarazada.

9. No hay embarazo cuando las mujeres tienen la menstruación. También durante la menstruación puede producirse un embarazo.

10. El coito interrumpido evita el embarazo. La llamada “marcha atrás” es un método anticonceptivo muy poco seguro que provoca muchos embarazos no deseados.

11. Tener una relación sexual de pie evita el embarazo. La postura durante el coito no influye en las posibilidades de quedarse o no embarazada.

12. La píldora del día después protege durante todo un mes. La píldora del día después -o píldora postcoital- impide la concepción en un 90% de los casos si se ingiere en las 24 horas posteriores al coito y en un plazo máximo de 72 horas. No obstante, no impide que en relaciones sexuales posteriores se pueda producir un embarazo.

Para más información:

Correo electrónico: mstugores@gmail.com                             

Teléfono: 697-632-720