PROS Y CONTRAS DE UNA SEPARACIÓN

PROS Y CONTRAS DE UNA SEPARACIÓN

La “familia” constituye el contexto social capacitado para otorgar de las condiciones necesarias a sus miembros, para que estos, entre ellos los hijos, logren conseguir una autonomía en todos los ámbitos.

Además, la “familia”, aporta el clima afectivo indispensable para el proceso evolutivo. Por lo tanto, una separación o divorcio, va a suponer un desequilibrio de dicho clima proporcionando a su vez sufrimiento, tanto para la pareja como para su contexto más cercano.

Pros:

  • Mayor acercamiento entre los hermanos por las dificultades vividas con los padres.
  • Cese de vivencia constante de conflictos en el domicilio familiar.
  • En algunos casos, se puede vivir como una liberación de la situación conflictiva, aun así, sigue siendo necesario la elaboración del duelo y de los cambios experimentados por los hijos.
  • Puede suponer un aprendizaje de los errores cometidos en la relación.
  • Aumento de la capacidad para adaptarse positivamente a situaciones adversas.

Contras:

  • Problemas de ansiedad, depresión, autoestima, estrés o inadaptación.
  • Dificultades sociales, bajo rendimiento escolar y problemas de conducta externalizantes (agresión, consumo de drogas, delincuencia).
  • Se puede vivir como un fracaso y generar sentimientos de culpa.
  • Cambio de residencia, escuela y amigos.
  • Disminución del tiempo de relación con el progenitor con el que no conviven.
  • Madurez que oculta una inversión de roles (cuidar de los hermanos, actuar como confidente del progenitor necesitado…).
  • Hijos adolescentes con más tareas y responsabilidades.
  • Se iguala jerárquicamente la relación entre padres, hijos y hermanos, lo cual se considera negativo.
  • Emotividad negativa ante los conflictos matrimoniales.
  • Afrontamiento por evitación.

En ocasiones, la mejor opción para acabar una relación de pareja debe ser la separación o divorcio. En el caso en el que existen hijos fruto de esta pareja, se debe de tratar de una manera más delicada porque, de lo contrario, esta ruptura, puede ocasionar unos efectos negativos para los hijos y, más aún, si estos son menores.

La separación o divorcio no siempre va a conllevar una experiencia negativa o traumática para los hijos, pero si un desequilibrio que hay que saber manejar para evitar consecuencias negativas en estos.

Más información:

Tel: 697 632 720

Margalida Serra.