APEGO ADULTO Y RELACIONES DE PAREJA

Según John Bowlby, que desarrolló “la teoría del apego” (1969), el apego es entendido como la forma en la que nos relacionamos emocionalmente durante los primeros años de nuestra vida con nuestras figuras primarias, es decir, con las primeras figuras con las que establecemos una relación afectiva, un vínculo. Estas figuras suelen ser los progenitores. La utilizamos como base segura para explorar el mundo que nos rodea. 

El apego tiene una función biológica, directamente relacionada con la supervivencia, ya que las personas en momentos de estrés, vulnerabilidad o cuando percibimos algún tipo de peligro mostramos, a través de la protección de nuestros progenitores, un mayor apego.

¿Qué componentes existen en el apego?

1. Conductas de apego: vigilancia, llamadas y conductas de aproximación a la figura de apego.

2. Modelo mental de la relación: concepto de la figura de apego y de uno mismo, recuerdos de la relación.

3. Sentimientos: de seguridad y ansiedad ante la pérdida en el caso del apego seguro.

Es importante entender este concepto como un ciclo de desarrollo continuo que va desde la niñez hasta la adultez: comienza con los progenitores, posteriormente con las parejas, para finalizar y volver a comenzar de  nuevo con los hijos.

Esta forma de aprendizaje  va a influir a lo largo de nuestra vida, que se modificará o se mantendrá, dependiendo de las relaciones significativas que vayamos estableciendo durante este ciclo, por tanto no podemos hablar de que sea algo inmutable, que no pueda cambiar.

Durante la adolescencia y adultez, las parejas son consideradas como las figuras de apego, siendo el cuidado y la protección, los dos mecanismos fundamentales de las relaciones de pareja. Estamos determinados biológicamente hacia la formación de vínculos afectivos con otras personas.

Además, el apego influye en el autoconcepto, esto es, el concepto que tenemos de nosotros mismos, así como también afecta a la forma en la que vamos a relacionarnos con otras personas y cómo nos sintamos durante la relación.

¿Qué tipos de apego existen en la infancia y en edad adulta?

INFANCIA

Según la psicóloga Mary Ainsworth existen tres tipos de apego en la infancia, según el grado de seguridad del niño/a.

  • Apego seguro: perciben a sus cuidadores principales como figuras de confianza, están disponibles cuando los necesitan o cuando sufren emociones negativas.
  • Apego inseguro-evitativo: perciben a sus cuidadores como no confiables, es decir, no tienen la seguridad de que estén disponibles en caso de necesitarlos. Este tipo de apego da lugar a que el niño/a tenga miedo a explorar el entorno. Se caracteriza por el rechazo y la frialdad por parte de las figuras de apego.
  • Apego ansioso-Ambivalente: no usan a  sus figuras como base segura, no exploran prácticamente. Sin embargo, se muestran ansiosos ante la separación de la figura de apego. Cuando esta regresa se muestran ambivalentes, es decir, por un lado  desean tener contacto y por otro lado, muestran rechazo. Sus cuidadores son incoherentes, inseguros y no disponibles.
  • Apego desorganizado/sin resolver (Main y Solomon): es una mezcla entre el evitativo y ambivalente. El niño/a presenta conductas desorganizadas y confusas ante la presencia de las figuras de apego. Existe miedo y ambivalencia ante el acercamiento por temor a que existan conductas de maltrato por parte de las figuras de apego.

A continuación describiremos los tipos de apego adulto según Hazan y Shaver (1987), la percepción de sí mismo, de los demás y del concepto de pareja.  

Tipo de apego adulto
 Concepto de uno mismoConcepto de los demásConcepto de parejaMensajes recibidos en la niñez
      SeguroSeguros, confiados. Piensan que son fáciles de conocer.Buena relación con los demás, empáticos. Cómodos en las relaciones, son capaces de confiar en los demás.Amigables y confiados. Creen en el amor y en su permanencia. Compromiso e intimidad. Comunicación efectiva.   “Tus necesidades importan” “No te vamos a abandonar” “Estamos aquí”
      Inseguro-EvitativoFalsa seguridad, independencia y autonomíaRelaciones huidizas en la intimidad. Incómodos. Evitan depender de otros.Perciben el amor como no duradero. Miedo a la intimidad. Dificultad para aceptar a sus parejas. Culpan al otro.“Tus necesidades no cuentan” “Si muestras necesidades es probable que no las atienda” “Rechazo y frialdad”
      Ansioso-ambivalenteInseguros. No se sienten comprendidos por el resto de personas. Dudan de sí mismos.Relaciones dependientes, ansiosas. Miedo al abandono o a no ser amados lo suficiente. Buscan una intimidad extrema.Enamoradizos, sin llegar a encontrar al amor verdadero. Relaciones marcadas por los celos y obsesivos. Tendencia al control.“Tus necesidades a veces importan y otras no, si las exageras es más probable que cuenten” “injusticia por parte de los padres”  

¿Existen diferencias entre el apego infantil y el adulto? La respuesta es sí, como veremos a continuación.

  • En los adultos las relaciones son simétricas, de igual a igual. En cambio en la infancia uno es el que recibe el cuidado y el otro lo proporciona, por tanto dependen de la figura de apego.
  • El apego en la infancia es más estable que durante la vida adulta.
  • El área sexual en el apego adulto es una parte fundamental.
  • Debido al desarrollo del pensamiento, el apego adulto no está condicionado por la presencia física del otro. Es decir, nos permite sentirnos amados sin que necesariamente veamos a la otra persona. Sin embargo, está abstracción no está desarrollada aún en la infancia, por lo tanto, necesitan de la presencia de la figura de apego para sentirse amados.
  • El adulto trata de establecer una visión de futuro con una previsión de proximidad, seguridad y estabilidad, sin embargo, el niño vive en el momento presente, en el “aquí y ahora”.

RELACIONES SOCIALES EN EL TRABAJO

Las relaciones sociales en el trabajo son algo común en nuestro día a día. Pasamos muchas horas en el trabajo cada día, por lo que es muy posible que estemos más tiempo con los compañeros de trabajo que con nuestras familias.

Por ello, es importante cuidar también este tipo de relaciones para que sean sanas y sirvan de apoyo en diferentes situaciones. Diversos estudios afirman que cuando las relaciones en el trabajo son sanas, los empleados se sienten más felices y son más productivos, es decir, un buen ambiente laboral tiene beneficios a largo plazo para una compañía a distintos niveles.

Estudios

El informe sobre satisfacción laboral y compromiso de los empleados de la Society for Human Resource Management, mostraba que las relaciones con los compañeros de trabajo eran identificadas como “uno de los principales impulsores del compromiso de los empleados”, con un 77% de participantes que o veían como algo prioritario.

En 2017, un informe de Gallup sobre el “Estado del Workplace en América” también encontró que establecer lazos de amistad con compañeros de trabajo incrementaba el nivel de felicidad y convertía al empleado en un trabajador más comprometido.

Por otra parte, otro estudio publicado en la revista Personnel Psychology, por un grupo de profesores de la Universidad de Rutgers (EE. UU.), descubrió que tener empleados que son amigos aumenta su propio rendimiento. En este sentido, también se les daba acceso a información a través de redes informales que de otro modo no podrían obtener. Los investigadores también afirmaron que mejoraba la moral.

Habilidades sociales en el trabajo

Pero tener amigos en el lugar de trabajo conlleva costes y el mayor de estos, según los académicos, era la distracción, debido a que los descansos prolongados para socializar quitaban tiempo a la productividad, algo que a su vez, hacía más estresante completar las tareas de trabajo.

También se sugería que era más agotador emocionalmente para los trabajadores mantener las amistades en el trabajo. A la hora de hablar de habilidades sociales, es importante diferenciar entre las denominadas:

  • Soft skills, que son aquellas características personales que nos facilitan la interacción con los demás, y consisten en una combinación de habilidades sociales; y las habilidades duras
  • Hard skills, que determinan la experiencia laboral, datos académicos y habilidades técnicas para una actividad específica. Es lo más parecido a un currículum con los datos necesarios para saber si estamos capacitados o no para el puesto ofertado.

Práctica de las relaciones sociales en el trabajo

En una entrevista de trabajo es habitual que se destaquen los aspectos académicos, la preparación y experiencia, pero no se puede olvidar que las habilidades sociales tienen un gran peso. La capacidad de trabajar en equipo, de liderazgo, la motivación y la colaboración son esenciales a la hora de acceder a un empleo.

En este sentido, cabe destacar que según un estudio del Banco Mundial, la determinación (entendida como la perseverancia para lograr objetivos a largo plazo) es la habilidad más buscada por las organizaciones, seguida de proactividad, adaptabilidad, honestidad y capacidad de trabajo en equipo.

Aunque puede que, en principio no cuentes con este conjunto de habilidades, debes saber que con trabajo y constancia puedes llegar a conseguirlas. De hecho, el perfeccionamiento de las habilidades sociales nos permitirá tener una ventaja competitiva frente a otros, por lo que es importante entrenarlas con frecuencia.


Para más información:

Email: mstugores@gmail.com

Teléfono: 697 632 720

Facebook: PSICO-mallorca: Pensat per a tu

Instagram: psicomallorca_margalidaserra

Encuéntranos en Palma. Av/ Jaime III, nº 17, Entlo.M

Encuéntranos en Muro. C/ Libertad, nº12, 2º


Dispareunia

Introducción

Los estudios científicos concluyen que aproximadamente un 12% de las mujeres padecen dispareunia.

El vaginismo y la dispareunia son disfunciones sexuales donde el dolor es el elemento protagonista. La dispareunia femenina suele aparecer asociada a problemas de vaginismo.

La dispareunia es el dolor genital recurrente asociado al coito y no debido exclusivamente al vaginismo o la falta de lubricación, la erección o la eyaculación. Lo sufren tanto hombres como mujeres, siendo más frecuente en mujeres (dispareunia femenina).

En el caso de las mujeres con vaginismo, la respuesta refleja de los músculos imposibilita tener relaciones sexuales con penetración (o las dificulta extremadamente). En el caso de las mujeres con dispareunia, el dolor dificulta seriamente el placer durante la penetración pero no impide el coito.

Contexto y factores

Recordemos que en el caso del vaginismo, relacionan la penetración con la sensación de peligro. Esto crea una respuesta tensional totalmente automática que se materializa en la musculatura vaginal.

Un aspecto a tener en cuenta, es la frecuencia del dolor. Éste debe ser constante y repetido en las relaciones sexuales. Un dolor esporádico no significa que exista un problema. En caso de duda, es aconsejable consultar con un profesional.

En el caso de la dispareunia los aspectos que pueden influir en la aparición del dolor son:

  • La insuficiente lubricación por falta de estimulación erótica.
  • La sequedad vaginal.
  • Las relaciones sexuales prematuras tras una cirugía o parto
  • La irritación genital por jabones, alergias al látex de diafragmas o preservativos.
  • Aquellos aspectos específicamente de carácter médico, es decir, fimosis, frenillo, prostatitis, hemorroides, herpes genital, etc.

Posibles causas

El dolor genital ligado a la práctica sexual puede tener su origen en problemas que se esconden en nuestra cabeza. Estas son las causas psicológicas de la dispareunia:

  • Una educación sexual deficiente cargada de mitos y tabúes que fomente una actitud negativa hacia el sexo puede estar a la cabeza de ésta y muchas de las disfunciones sexuales existentes.
  • El miedo o la culpabilidad hace que las relaciones sexuales no se desarrollen con normalidad y aparezcan problemas de distinta índole.
  • Ambiente
    • prácticas sexuales carentes de prolegómenos, es decir, la incapacidad de crear un entorno agradable que propicie el desarrollo de una respuesta sexual carente de complicaciones
    • los problemas de pareja que pueden llegar a intervenir y agravar esta situación.
  • Distintos problemas emocionales como la ansiedad o la depresión influyen en nuestra manera de relacionarlos y actuar con los demás, originando un bajo deseo sexual que dificulta y entorpece enormemente los encuentros sexuales.
  • Por último, la historia de aprendizaje y las experiencias traumáticas pueden haber hecho mella en las relaciones futuras por la asociación entre dolor o peligro y sexualidad.

Consejos

La forma de abordar dispareunia dependerá de si las causas que la provocan son orgánicas o psicológicas.

Si la causa obedece a cuestiones orgánicas será el médico quién valore el tratamiento más adecuado para cada caso en particular.

Algunos de los ejemplos serían la prescripción de determinados fármacos, la terapia de sustitución hormonal o las intervenciones quirúrgicas, entre otros.

En el caso de que exista alguna causa de índole psicológica, se llevará a cabo un tratamiento sexológico de la dispareunia que podría consistir en:

  • Conocer los entresijos de la sexualidad a través de la educación sexual, con el objetivo de conocer nuestro cuerpo, nuestras reacciones durante la respuesta sexual, y comprender por qué nos ocurre lo que estamos experimentando.
  • Desmontar mitos y falsas creencias asociadas a la misma, creadoras de miedos e inseguridades que debemos desmantelar para librarnos de su pesada carga.
  • Llevar a cabo sencillos ejercicios consistentes en lograr una excitación sexual adecuada y no exigente que nos ayude a reducir la tensión, la ansiedad y la anticipación de dolor.
  • Recomendaciones
    • Otorga la importancia que se merecen a los preliminares y juegos previos para lograr un estado óptimo de excitación que favorezca la penetración.
    • Elige las posiciones sexuales que más te favorezcan; la penetración posterior y lateral evitan la penetración profunda y si la mujer se coloca encima de su pareja podrá controlarla fácilmente.
    • Utiliza lubricantes íntimos que faciliten la inserción del pene y palien la posible falta de lubricación vaginal.
    • Cuida de tus músculos vaginales y aprende a contraerlos y relajarlos mediante ejercicios.

Más información:

697 632 720

mstugores@gmail.com

Facebook: PSICO-mallorca

Instagram: psicomallorca_margalidaserra