¿CÓMO SÉ SI ME ESTAN HACIENDO MOBBING?

El mobbing podría considerarse como una forma característica de estrés laboral, que presenta la particularidad de que no ocurre exclusivamente por causas directamente relacionadas con el desempeño del trabajo o con su organización, sino que tiene su origen en las relaciones interpersonales que se establecen en cualquier empresa entre los distintos miembros.

Una característica de la situación es la de ser un conflicto asimétrico entre las dos partes, donde la parte hostigadora tiene más recursos, apoyos, o una posición superior a la del trabajador hostigado. En esta dinámica, el presunto agresor o agresores se valen, normalmente, de algún argumento o estatuto de poder como puede ser la fuerza física, la antigüedad, la fuerza de grupo, la popularidad en el grupo o el nivel jerárquico para llevar a cabo los comportamientos hostigadores.

Señales de que estás ante mobbing:

  • Mi superior se niega a comunicar, hablar o reunirse conmigo.
  • Me ignoran, me excluyen, o me hacen el vacío, fingen no verme, no me devuelven el saludo, me hacen “invisible”.
  • Me chillan o gritan, elevan la voz con vistas a intimidarme.
  • Me interrumpen constantemente impidiendo expresarme.
  • Prohíben a mis compañeros o colegas hablar conmigo.
  • Me asignan tareas o trabajos absurdos o sin sentido.
  • Se hacen bromas inapropiadas y crueles acerca de mi.
  • Se me asignan tareas que no son propias de mi puesto de trabajo.

Fases del mobbing

  • Fase de conflicto: donde aparece un conflicto interpersonal no resuelto que se cronifica, pudiendo ser varias las razones.
  • Fase de estigmatización: dinámica de acoso propiamente dicha, conductas y formas de expresión del mobbing.
  • Fase de intervención: adopción de medidas desde la organización, para gestionar el conflicto.
  • Fase de exclusión: se hacen las bajas laborales necesarias, o incluso se puede despedir al agresor. También puede pasar que la víctima abandone el trabajo.